Hablamos de P2W, F2P, P2F, LootBoxes, microtransacciones, juegos gratuitos y de pago.

¿Cómo se originó la posibilidad de ofrecer videojuegos gratuitos?

Un videojuego gratuito permite tener la experiencia de juego sin tener que pasar por caja. Aunque esto pueda parecer utópico ya que el desarrollo de cualquier videojuego requiere desembolsar una buena cantidad de dinero.

Es entonces cuando se les empezó a ocurrir a los desarrolladores la posibilidad de introducir publicidad, contenido de pago que diera acceso Premium o microtransacciones para mantener a flote ese proyecto.

Esta introducción, lejos de ser conservadora demostró con creces que hay mucho público capaz de gastarse cantidades superiores a lo que pagarían tradicionalmente por un juego.

Y aunque la manera en que dosifican el contenido o lo ofrecen al público dista mucho de lo habitual, precisamente lo que lo hace triunfar es pensar en cómo se consume todo a día de hoy.

Ofrecer actualizaciones semanales, mensuales, hace que el público jamás sienta que el contenido se ha terminado, generando un efecto de gancho y hábito, pasando a ser parte de la rutina del mismo consumidor, haciendo que con el tiempo se sienta que el mismo producto ofrecido va ganando y ganando valor.

La última generación de consolas se hizo eco con el contenido de pago DENTRO de un juego de pago.

¿En qué momento este planteamiento fue cogiendo más y más fuerza?

Con la llegada de los teléfonos móviles potentes e inteligentes. El mercado cambió completamente.

Cambiaron las reglas del juego: mucha gente empezó a jugar con su teléfono, a tal punto que el concepto de jugador de videojuegos se expandió de manera tal que el rango de personas que jugaban con su móvil aumentó exponencialmente a mitades de la década pasada: madres, padres, hijos, abuelos, ya eran parte del movimiento. Y este fenómeno se dio en parte, gracias a los juegos gratuitos.

Expertos consideran el fin de la manera de consumo de vidoejuegos de la manera que lo hacíamos habitualmente.

Hoy por hoy es muy común encontrar una versión gratuita muy similar a un juego de pago, hasta incluso con las mismas mecánicas o arte similar (Gameloft supo estar en el tope de ventas durante años gracias a sus videojuegos que se generaban con estas prácticas pero terminaron en la corte más de una vez). Incluso, los valores de la economía dentro del juego de pago muchas veces es vendida, de manera ilegal, a una empresa que luego hará su versión “gratis” de una copia del mismo (de esto hablamos en el pasado cuando hablamos de “espionaje industrial”). Esta práctica generó que muchos videojuegos de pago se pasen a la modalidad “free to play” (Call of duty: Warzone, The sims mobile, Sim city Builder, Need for speed, DC universe online, Destiny 2 y una larga lista de etc.)

El boom de los smartphones y las apps ayudaron a generar publicidad en juegos.

¿Qué pasa con la persona que compró un juego y luego pasó a ser gratuito bajo la modalidad “pay 2 win” o “free to play” ¿Se le recompensó debidamente de alguna manera? ¿Podemos considerar que es una práctica “justa”?

Muchos compañías han tenido que replantearse su propia estrategia en algunos videojuegos sobre la marcha y no lo tuvieron que decidir precisamente por su falta de éxito, sino porque el interés de los jugadores, con el tiempo, decae. O tienes una compañía capaz de ofrecer actualizaciones constantes y frescas o lo más probable es que con el tiempo caigas en el olvido. Y justo ahí cuando necesitas que nuevamente se hable de ti, se abran las puertas y accedan miles de jugadores nuevos. Es ahí cuando como compañía te pasas a F2P. Para seguir exprimiendo la gallina de los huevos de oro.

Cuando eso ha sucedido, como mucho algunos jugadores han terminado recibiendo objetos cosméticos exclusivos, que no se podrían conseguir de otra manera. Aunque no representan ninguna ventaja real sobre otros jugadores. Está claro que en muchos casos esos objetos atribuidos a modo de recompensa por haber adquirido el juego no terminan siendo suficiente, pero la realidad es que tampoco se puede ofrecer gran cosa, porque la experiencia del juego ya está vendida.

Las ganancias de los desarrolladores aumentaron exponencialmente hacia el 2011.

¿Gratis y con publicidad incrustada?

Los videojuegos que se decantan por esta fórmula, no vienen con un simple banner en los extremos de la pantalla, sino que te ofrecen ver publicidad durante un tiempo determinado sin que puedas hacer nada más, al mismísimo estilo de publicidad de televisión. La diferencia es que con esto te terminan dando objetos que de otra forma terminarías tardando más en conseguir. Juegos Gacha como 7DS, hacen uso de esta fórmula.

Si tuviéramos que evaluar que apuesta es más arriesgada para las empresas, claramente esperar que tu juego se sustente solo con publicidad es una locura. Así que en cierta medida los juegos que incluyen esta opción siguen teniendo alternativas cosméticas y otros micropagos.

¿Con limitaciones pero gratis?

Ofrecer un juego con limitaciones pero gratuito puede sonar a que no se permite acceder a todo el contenido, pero ni más ni menos con este modelo, lo que se busca nuevamente es psicológicamente entrar en la mente del consumidor para inducirle a comprar.

¿Y cómo se consigue eso?

Esta clase de juegos, que están presentes en todo tipo de dispositivos, permiten jugar pero con sistemas basados en energía. Haciendo que aquel jugador que quiera finalizar todo rápidamente tenga que pasar por caja, adquiriendo diamantes, o el tipo de moneda que ellos hayan estipulado dentro de su videojuego.

Un claro ejemplo que entran en esta definición son los juegos Gacha como 7DS o Guardian Tales que además son considerados por las comunidades P2F (Pay to Fast), P2W(Pay To Win) y fomentan mucho al reroll (empezar una cuenta nueva si no te sale nada bueno)para no gastar dinero. Ya que además, con la compra de sus consumibles especiales de la tienda con dinero real, se pueden adquirir héroes épicos, armas legendarias, que de manera normal son increíblemente difíciles de conseguir.

Muchos críticos comparan el consumo económico real dentro de los videojuegos como el que sucede en un casino.

Completamente gratis. Experiencia llena de principio a fin.

¿Qué sucede con los videojuegos de Riot games o Fornite que no tienen publicidad?

Son videojuegos gratuitos, que solo tienen contenido estético de pago y no ofrecen ventaja real por pasar por caja, su orientación es traer su producto hacia lo más alto, generando una escena competitiva.

Se terminan financiando también realizando acuerdos con marcas de gran prestigio como Intel, AMD y otras muchas de periféricos de ordenadores, que al final son las que utiliza o terminaría utilizando el usuario para jugar a su videojuego.

Y lo más importante, son capaces de hacer que se hable continuamente de su juego.

¿Por qué? Porque no solo están en constante cambio sino que tienen gente (creadores de contenido que les hacen todo el trabajo gratis) dándoles promoción continua.

Te vendo el juego, ¿pero quieres extra de queso?

¿Que es un DLC o Expansión? Contenido adicional que añade elementos en la experiencia del juego base. Las Expansiones o DLC’s en un principio eran algo ideal. Era una respuesta al público que pedía más de algo que realmente había gustado. Querían una segunda parte, pero sin tener que invertir largas horas para llegar a un nuevo desenlace. Y las empresas fueron capaz de darlo, con Age of Empires, Starcraft, World of Warcraft, Diablo por ejemplo. Hasta que se pasaron de la ralla.

Con el tiempo, llegaron a prostituir el concepto tantísimo que ya no hablábamos de experiencias complementarias, sino de videojuegos que salían troceados para que la gente tuviera la sensación de que eso no había terminado. Y sin lugar a dudas, pocas son las compañías a día de hoy que saben lanzar al mercado una Expansión o DLC que merezca la pena.

Starwars: Battlefront II fue fuertemente criticado en 2017 por su utilizacion de lootboxes dentro del juego.

El método de financiación no incluye calidad, el pedigrí del videojuego viene del alma

Se puede decir abiertamente que hay muchos juegos que han tenido ingentes cantidades de financiación que han resultado ser un absoluto desastre y otros tantos que con un equipo mínimo de desarrolladores y presupuesto ha logrado triunfar y tirar adelante. Lo que en pocas palabras nos indica que sin importar de dónde provenga el dinero, que la experiencia sea de calidad depende íntegramente de los profesionales que hay detrás.